Tu Ayuntamiento Servicios Municipales Gestiones y Trámites Tu Municipio

Recomendaciones ante el descenso de las temperaturas

miércoles, 23 de enero de 2013
altosnevado

La Dirección General de Protección Ciudadana propone a los ciudadanos la adopción de sencillas medidas de autoprotección para evitar posibles contratiempos ocasionados por el descenso de temperaturas y la presencia de fenómenos meteorológicos propios de la época invernal.

Ante el previsible descenso brusco de temperaturas, es aconsejable revisar los elementos de calefacción en los hogares, así como revisar las chimeneas para garantizar un correcto funcionamiento. En los lugares más altos o que sufren climatología más adversa conviene también disponer de sistemas de calefacción alternativos por si fuera necesario su uso.

Para viviendas que se encuentren distanciadas de núcleos urbanos, es conveniente disponer durante todo el invierno de linternas y pilas por si fallara el suministro eléctrico. En estos lugares, igualmente, se debe tener previsto el suministro suficiente de medicamentos para aquellas personas que sufran algún tipo de dolencia así como estufas o cocinas de tipo camping con suficiente provisión. Por último, en caso de un descenso muy acusado de las temperaturas, evitar la congelación del agua en las cañerías, para lo cual es suficiente mantener un grifo abierto con un hilito de agua.

En caso de heladas, habituales en esta época especialmente a primeras horas de la mañana, se debe evitar que las personas mayores o con problemas de movilidad transiten por las calles. Asimismo, si observa carámbanos en los aleros de los tejados, es conveniente derribarlos para prevenir que puedan caer sobre alguna persona. Y, por supuesto, en tal caso, evitar los deportes al aire libre y en campo abierto.

Especial atención a los automovilistas

carmbanosCon la llegada de las heladas los automovilistas deben redoblar su atención al volante: disminuir la velocidad habitual, usar marchas cortas si hubiera hielo en la calzada y redoblar la distancia de seguridad con los vehículos que le precedan. En caso de viajes largos, hacer una profunda revisión al vehículo, proveerse de cadenas y aprender a colocarlas, vigilar los frenos para que estén en buen estado así como los neumáticos. De manera preventiva, es aconsejable revisar el anticongelante e incluso llevar provisión para rellenarlo si fuera necesario.

En carreteras donde observe la presencia de placas de hielo, no dé giros bruscos, mantenga una velocidad corta y no circule nunca con el coche en punto muerto. Intente evitar, siempre que le sea posible, las zonas de umbría, donde permanece durante más tiempo el hielo producto de las heladas. Mantenga la calefacción encendida, pero deje una rendija en la ventanilla, aunque sea pequeña, para que se renueve el aire.

Ante todo, siga siempre las instrucciones de los agentes de la autoridad ante inclemencias invernales. Para el caso extremo de que pudiera encontrarse el coche atrapado por la nieve, contar con una pequeña pala y mantas para hacer frente a la situación. Si se encuentra en dificultades, avise al teléfono de emergencias 112 y espere la llegada de ayuda. Mientras tanto, coloque algún elemento, como un pañuelo por ejemplo, si es posible de color llamativo, en la antena del vehículo para que se le localice más fácilmente. En todos los casos es absolutamente necesario contar con un teléfono móvil, con la batería recargada, para pedir ayuda al 112 si fuera necesario. Recuerde que es conveniente mantener el teléfono en algún bolsillo interior, pegado al cuerpo y resguardado del frío.