Tu Ayuntamiento Servicios Municipales Gestiones y Trámites Tu Municipio

Leishmaniosis, cómo protegerse

miércoles, 29 de abril de 2015
Leishmaniosis

Tras la confirmación por parte de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid de un caso de Leishmaniosis en personas en Paracuellos de Jarama, la Concejalía de Salud ha emitido una nota informativa con el objetivo de aclarar las dudas que puedan surgir y trasladar a la ciudadanía consejos que son útiles para la prevención.

Se trata del segundo caso que se detecta en el municipio, el primero tuvo lugar el pasado 2014. Técnicos de la Comunidad de Madrid especializados en salud ambiental están estudiando estos casos ya que, aparentemente, no existe ninguna coincidencia ni temporal ni espacial. Posteriormente emitirán un informe por si es necesario adoptar algún tipo de medida preventiva por parte del Ayuntamiento.

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria que afecta a la piel, las mucosas y los órganos internos de numerosos mamíferos, incluido el hombre. Está causada por un parásito llamado leishmania y es transmitida por la picadura de un mosquito denominado flebótomo, que actúa como vector de la enfermedad.

Aunque se trata de una enfermedad de baja incidencia en la población, puede afectar a cualquier persona. Los niños y los ancianos, resultan más sensibles, considerándose como factores de riesgo para su desarrollo los estados de inmunosupresión.

El vector implicado en la transmisión es el flebótomo, mosquito de reducido tamaño, de color amarillo-pajizo. Siendo su período de mayor actividad, de mayo a octubre.

Se caracterizan por su actividad crepuscular y nocturna. Poseen una notable atracción por la luz. Es típico su vuelo silencioso y relativamente limitado su alcance (inferior a 2 Km) Sólo las hembras transmiten la enfermedad.

La principal especie afectada en nuestro país es el perro. En todo caso, para la transmisión de la enfermedad es imprescindible la participación del vector. Los perros no contagian directamente la enfermedad a otros animales ni a las personas.

Medidas dirigidas a los seres humanos sobre todo en casos de personas con defensas bajas (bebés, ancianos, personas trasplantadas, con enfermedades autoinmunes, inmunodeficiencias, etc.)

-          Colocar en la habitación, insecticidas eléctricos de uso doméstico (los conocidos enchufes antimosquito)

-          Utilizar aerosoles antimosquitos

-          De noche, si tenemos la luz encendida, cerrar las ventanas para que no pueda entrar el mosquito

-          Colocar mosquiteras de malla fina con una luz de 0,3-0,4 milímetros cuadrados.

Medidas dirigidas a los perros

-          Consultar con el veterinario la idoneidad de vacunarlos.

-          Aplicar periódicamente los productos repelentes e insecticidas autorizados, sobre los animales y en sus casetas. El empleo de colares antiparasitarios eficaces, puede ser una buena opción

-          Evitar que los perros duerman al aire libre, dada la actividad nocturna del vector

-          Hacer analíticas rutinarias, preferentemente durante los meses de invierno (entre noviembre y febrero) destinados a la detección precoz de la enfermedad

-          En caso de padecer la enfermedad, deberá aplicarse un tratamiento prescrito y supervisado por un veterinario clínico