Tu Ayuntamiento Servicios Municipales Gestiones y Trámites Tu Municipio

El 14 de octubre comienza la campaña de vacunación contra la gripe

Desde el lunes 14 de octubre de 2013 hasta el martes 31 de diciembre de 2013

Cartelgripe13La Comunidad de Madrid pone en marcha el 14 de octubre la campaña conjunta frente a la gripe estacional y el neumococo (dirigida a personas mayores), para inmunizar a aproximadamente un millón de madrileños frente a esta enfermedad.

Se desarrolla coincidiendo con el comienzo de los meses de frío en nuestro entorno. Este año, el periodo de vacunación será desde el 14 de octubre hasta el 31 de diciembre. Es decir, hay tiempo suficiente para vacunarse y  no son necesarias las prisas para vacunarse en los primeros días de la campaña.

La vacuna se administra en el Centro de Salud o centro de vacunación habitual. También en Residencias de Mayores, Centros Municipales de Salud  y otros centros concertados

La campaña de vacunación va dirigida a personas a partir de 60 años, así como a grupos con mayor riesgo de padecer complicaciones si contraen la gripe como son los enfermos crónicos (cardiovasculares, pulmonares, diabéticos e inmunodeprimidos) y las embarazadas en cualquier trimestre de gestación. También se aconseja a los colectivos que puedan transmitir el virus fácilmente a otras personas, como el personal sanitario, los cuidadores de enfermos crónicos o quienes convivan con personas de alto riesgo. La vacuna también está recomendada para colectivos específicos como los empleados de servicios públicos esenciales –bomberos o policías- así como para estudiantes alojados en residencias.

Síntomas

La gripe es una enfermedad  muy contagiosa que se presenta de repente, sin avisar y que provoca un gran número de casos en un corto periodo de tiempo, ocasionando en el ser humano una infección aguda del aparato respiratorio. Tras enfermar de gripe, la mayoría de las personas se curan completamente en una semana o diez días, aunque la tos y el cansancio se pueden prolongar. Las personas de edades avanzadas y todas aquellas que padecen determinadas enfermedades crónicas, son más susceptibles de sufrir complicaciones graves.

El contagio se esta enfermedad se produce de persona a persona a través de pequeñísimas gotitas de saliva que expulsamos por  la nariz o por la boca al hablar, toser o estornudar.

Para saber si estamos enfermos de gripe, debemos tener en cuenta los síntomas respiratorios y generales que la acompañan: tos, secreción nasal y expectoración, como síntomas respiratorios, y como síntomas generales: dolor de cabeza intenso, fiebre, sudoración, dolores musculares y cansancio, que pueden verse acompañados del empeoramiento de otras enfermedades del sistema respiratorio, Gripe13 1como la bronquitis.

Ante estos síntomas, se debe acudir al Centro de Salud, y se recomienda que, salvo que existan complicaciones, no vayamos a los Servicios de Urgencias, para así, entre todos, evitar que se colapsen.

En caso de haber contraído  la enfermedad, está indicado reposo durante unos días, tomar abundantes líquidos para evitar la deshidratación y tratar los síntomas con analgésicos y antitérmicos bajo prescripción de su médico. No está indicado el tratamiento antibiótico ya que es una infección producida por virus.

Para huir del contagio se recomienda cubrirse la nariz y la boca al toser y estornudar con un pañuelo desechable. Si no se tiene, intentar toser sobre nuestro antebrazo y si se hiciera sobre las manos hay que lavarlas después con agua y jabón.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la forma más eficaz de prevenir la enfermedad de la gripe y sus consecuencias es la vacunación. En los adultos sanos la vacuna antigripal puede prevenir entre el 70% y el 90% de los casos. Cuando se trata de ancianos, la vacuna reduce los casos graves y las complicaciones en un 60% y disminuye las muertes en un 80%.  La vacuna antigripal se debe administrar todos los años, debido a que la protección que proporciona va disminuyendo con el tiempo y a que su composición cambia por las frecuentes variaciones que se producen en el virus de la gripe.